martes, 2 de marzo de 2010

Llueve en Buenos Aires

Viene la brisa clara en esta noche oscura que estaba tan callada.

Y trae el llanto desmedido de un cielo que ardía pero que en este verano no quería sudar.

Se precipita sin previo aviso el suicidio colectivo de cada gota que grita tu nombre.

Y el andar desmedido de este oxidado motor cierra sus ojos al saberte tan permanentemente distante.

Ante la ira de este cielo sureño me entregó al suspiro desde mi ventana.

Llueve en Buenos Aires.

Llueve aquí en mi alma.

Los tejados son cómplices de tu recuerdo y me gritan en silencio que tu voz es como el canto de las gotas cayendo sobre ellos.

Te extraño.

Se que duermes la fiebre de tu piel que arde por quebranto.

Yo dormiré el ardor implacable de esta tormenta de verano sureño que no acaba de conquistarme.

Te espero en recoleta.

jueves, 4 de febrero de 2010

BLANQUÍSIMA GAVIOTA

Bienvenida a mi alma
bienvenida a mi costa
bendita sea tu sed
que te trajo hasta mí
después de la tormenta

Viento Sur de mi vida
que si llegaste herida
te curé en mi remanso.
Blanquísima gaviota
quiero ser agua clara
para tu sed oceánica
blanquísima gaviota
quiero ser agua clara
para tu sed oceánica

Cuando sanen tus alas
aumentará mi miedo
que al conjuro del viento
y añorando tu vuelo
partas a medianoche
No voy a detenerte
sólo quiero rogarte
que esperes la alborada
para verte más blanca
blanquísima gaviota
novia del mar y el cielo
para verte más blanca
blanquísima gaviota
novia del mar y el cielo

Mis ojos llenaré
con el cálido azul
cuando tú te hayas ido
Y aunque no vuelvas nunca
sé que te esperaré
blanquísima gaviota
con agua dulce, gaviota
con agua dulce,
te esperaré gaviota,
con agua dulce.

Alí Primera